01 Exposiciones
02 Actividades y Cursos
03 Noticias
04 elhAll
05 Enlaces de Interés
04 elhAll___75

AY ORIOL ORIOL
Luis Ortiz de Zárate

Tenía el que esto escribe escasamente diecinueve años cuando un joven profesor apoyó su mano en mi hombro para subirse a un tablero de dibujo (de aquellos con protección metálica y dos gomas horribles en los laterales) y hacer una defensa del sindicato democrático de estudiantes de Barcelona en particular, y una llamada a la movilización de la Escuela de Arquitectura en general.

Tenía el que esto escribe escasamente veintiún años cuando un buen arquitecto llegó a un congreso sobre "semiología y semiótica en arquitectura" convocado por Xavier Rubert de Ventós y dijo y explicó (lo que al menos todos los estudiantes que nos reunimos en el Hotel Playafels estábamos pensando y callábamos) el bodrio en el que nos habíamos metido.

Tenía el que esto escribe escasamente cuarenta años cuando, siendo secretario de la HNA, asistí y escuché a Oriol Bohigas en la entrega de la medalla de oro que el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos le hizo en reconocimiento a su labor.

Tengo escasamente cincuenta y cuatro años cuando, en el curso de Intervención del Patrimonio, ayer mismo, oí a Oriol Bohigas decir que él está contra la defensa del patrimonio y que lo que habría que hacer con el edificio de Maristas es derribarlo.

Apunto estos cuatro recuerdos como simples anécdotas personales, a los que habría que añadir una admiración por su obra, a la vez que un reconocimiento personal y profesional.

Dicho esto, y por el hecho de haber sido al menos durante algún segundo en nuestras vidas "su apoyo", espero que el compañero Oriol me permita hacerle alguna consideración en voz alta.

Siempre has sido provocador, provocador positivo, pero provocador. Tu intervención ayer contra la restauración y en defensa de la arquitectura moderna, sin ser nueva, merece, como tu mismo dijiste, una reflexión mayor, objeto de tu conferencia. Tu frivolidad con respecto al edificio de Maristas exige cuando menos una aclaración, cuando no una rectificación.

Como ya sabemos todos, las palabras "feo" y "horrible" son coloquiales y subjetivas, pero como análisis de una arquitectura para destinarla al derribo, son "pobres".

Quizás tendríamos que haberte dicho que "maristas" es una dotación escolar dentro del centro de la ciudad que quieren convertir en residencial, y tu opinión entonces sería que una dotación escolar es menos fea que una trama residencial....¡lo que peleamos para conseguir dotaciones! ¿te acuerdas?

Tu mismo dijiste ayer que derribar el edificio para hacer una plaza o unas buenas viviendas sociales no sería una mala idea..., ¡ya! ¡pero no! ¡no estamos en eso!

Al hilo de tu explicación me he acordado de aquel amigo que te presenta a su novia y le dices "¡caray! ¡pero si es muy fea!" y el amigo te contesta: "sí, pero nos queremos".

Después de lo dicho y lo publicado por los periodistas, y después de que hasta el alcalde hiciera uso de tus pobres palabras en un pleno, no vas a tener más remedio que informarte sobre toda la "operación maristas" y estoy seguro que en elhAll te destinarán todo el espacio necesario para fundamentar una opinión que enlace con la información y el análisis.

Por cierto Oriol, yo, como los ciudadanos, no confiamos en los arquitectos en abstracto, pero sí en ti y en tu arquitectura. Un abrazo.