01 Exposiciones
02 Actividades y Cursos
03 Noticias
04 elhAll
05 Enlaces de Interés
04 elhAll___77

OTROS TIEMPOS OTROS LUGARES 4 - ¿PRIMITIVOS?
por Jesús López Araquistain

Viajar al sur de Etiopía (por el momento) es aprovechar un bucle temporal que permite retroceder al pasado. En una zona relativamente pequeña, el aislamiento ha dado lugar a culturas muy diferentes, y en una semana es posible visitar fugazmente aldeas de las tribus Dorze, Mursi, Karo, Hammer y Konso. A pesar de la premura de un viaje turístico, se puede comprobar cómo en ninguna de ellas la vivienda era utilizada como vehículo para el lucimiento individual. Las cabañas son muy parecidas entre sí, y el mobiliario prácticamente inexistente; nadie pretende epatar a las visitas con la decoración del cuarto de estar. Para compensar esta carencia, el propio cuerpo recibe toda clase de atenciones en forma de adornos, tocados, pinturas, tatuajes, perforaciones o escarificaciones que acentúan a la vez la pertenencia a una tribu concreta y lo individual.

Como ejemplo de las diferencias existentes entre sí y respecto a nosotros a la hora de entender la construcción, traigo dos casos, el de los karo y el de los konso. Los primeros son ganaderos, acostumbrados a trasladar cada cierto tiempo su aldea en la sabana. Se instalan en un gran espacio llano, indiferenciado, con prácticamente tres únicos tipos de construcción: la destinada a vivienda (un grupo familiar puede reunir varias cabañas con un cercado común), el granero (a modo de hórreo) y el cobertizo de reunión de los hombres, el toguna, que se ve al fondo de la foto. Arquitectura elemental, pero de una potencia expresiva indudable.

Los konsos son agricultores, y por tanto sedentarios. Trabajan un terreno difícil, con grandes pendientes, que han transformado mediante aterrazamientos con muretes de cuidada mampostería, extendiendo su afán constructivo a los espacios comunes de la aldea. Lejos de la uniformidad plana de los karo, desde la plaza principal hasta el último rincón comunal están tratados de una forma diferenciada y cuidados con mimo. Valga como muestra el vallado de la foto; sí, son simples maderos entrecruzados, pero revelan un gusto en la definición del espacio público desgraciadamente ya perdido entre nosotros. Y todo ello en un poblado víctima del exceso de población, con cabañas oscuras y mal ventiladas. ¿Primitivos?


Grupo de jóvenes karo con el cuerpo pintado


Granero y cobertizo de los hombres. Cultura Karo


Cercas. Cultura Konso