01 Exposiciones
02 Actividades y Cursos
03 Noticias
04 elhAll
05 Enlaces de Interés
04 elhAll___78

HERON CITY
por Juan Diez del Corral

Nunca me ha gustado dar noticias porque siempre he sido un poco lento en enterarme de lo que pasa, y claro, cuando creo dar un notición, me suelo llevar la decepción de que casi todo el mundo se ha enterado ya. Bueno, esta vez me da igual, porque el notición es tan grande como una ciudad, y por si alguno no se ha enterado, se llama Heron City. Lo vi en Valencia el mismo día en que Juli Capella, uno de sus arquitectos ideólogos con nombre de prestigio se lo explicaba a la siempre receptiva y entusiasta periodista de arquitectura Anatxu Zabalbeascoa en el Baboselia, ese suplemento tan sesudo y profundo que trae los sábados El P(anfleto) A(lienante) I(zquierdoso) S(ocialitostón).

"La diferencia crucial es pasar de la palabra ocio a entretenimiento" decía el arquideólogo, y lo subrayaba la periodista sacándolo del texto para ponerlo como entradilla. "Los centros de nuestras ciudades estaban plagados de bares, restaurantes y cines. La gente deambulaba por la calle gritando y los vecinos no lograban dormir -seguía argumentando Capella. La solución fue concentrar esa oferta. Cerrarse al exterior y amontonar terrazas, construir paseos y zonas de ocio sobre un gran aparcamiento. Creo que aquello (en concreto se refería al Heron City de Murcia, del que al parecer es autor directo) fue un gran invento".

Ignoro si el Heron City de Valencia es de Capella, pero por la coincidencia de nombres, seguro que es de la misma empresa.

Por desgracia para mí, a la hora en que lo visité la gente no gritaba por la calle (seguramente tendría que haber esperado a la salida de la gran bolera y sala de juegos electrónicos con música tecno a todo volumen, o quizás a la hora del cierre de la gran discoteca central), pero eso sí, en el cine al que entré no callaban, así que supuse que éste es un asunto que todavía no está suficientemente resuelto en las ciudades del entretenimiento tipo Heron City (con lo fácil que es poner auriculares a las butacas / se lo sugiero gratis a la empresa y al ideólogo). En todo caso este tipo de ciudades no parece estar hecho para educar a la gente sino para fomentar la mala educación, es decir, para que griten a gusto, así que tanto da que lo hagan en la calle o en el cine -ese edificio que al decir de Capella en otro párrafo de la mencionada entrevista, ocupa en Heron City el lugar de la Iglesia.

Pero entrando en materia de diseño comentaré que el Heron City de Valencia está ubicado en el desestructurado territorio que componen las urbanizaciones y viejos pueblos (Paterna y Burjassot) de la zona suburbial del Noroeste, entre autovías y carreteras semiurbanizadas con muchas rotondas, malas señales y pocas farolas. Llegados hasta allí, el aparcamiento me pareció bastante pequeño pues me costó encontrar plaza cuando ni la calle de la ciudad ni los cines estaban llenos de gente. El acceso único a la "ciudad" de entre los coches lo señala una marquesina de la altura de unas casitas de baja más una que hacen de decorado urbano; pasada la cual, encuentras que las terrazas de restaurantes y cafeterías, en efecto, están amontonadas en torno a una calle culebreante con una piscina alabeada pero sin fondo con un puentecito en su mitad para tener que pasar sobre el agua como si fuera Venecia. Por encima de las terrazas de los restaurantes y cafeterías de franquicias se veía un piso con ventanas y balconcitos sobre paramentos de color pastel que -digo yo-, simulaban las formas de un pueblo con vecinos a los que molestar con los gritos y la algarabía de la vida mundana de relación (ya que gritamos y no molestamos, que por lo menos parezca que lo hacemos). Pasado el inefable puentecito sobre el agua, se llegaba a la gran "plaza" de acceso a la iglesia, quiero decir, a los veinticuatro o veintiocho (ya no me acuerdo exactamente) grandes salas de pantalla gigante y sonido inmenso donde sufrimos largamente al público comentarista y al cine americano de hoy en día. Unas casetas-taquillas de diseño truculento daban acceso a la gran nave que agrupaba a las capillas cinematográficas.

En el ambiente había cierto aire de limpieza y seguridad, y niños toquiteando por los modernos juegos infantiles o accionando las fuentes "interactivas", así que de no ser por los uniformes de los guardas jurado y porque las casitas no eran decorados de las casas Queen Anne americanas o de las casas sureñas con barandas, casi hubiera jurado sentirme en EuroDisney.

Bueno, la cosa está allí y no muy lejos. Seguramente será un éxito económico, y tarde o temprano leeremos en la prensa local que vienen para acá, así que lo único que hay que preguntarse es dónde lo ponemos en Logroño y qué estilillo les damos a las casas: si postmoderno como en Valencia o si podremos exigir un “rústico riojano”. De aceptarse esta imposición local podría utilizarse nuestra Heron City para concentrar en ella todas las fiestorras de los pueblos en verano con sus ensordecedoras orquestas nocturnas. Es una idea. O puede ser un "invento", como dice Capella.

La ciudad, al parecer, está por inventar. Como le dice a Anatxu este "polifacético arquitecto" al que ella define como "el que fuera mayor agitador cultural del diseño español", "casi todo está por hacer". Aunque ese hacer no sea sino amontonar gentes en el campo, entre un gran parking y las cáscaras de la vieja ciudad, para que callejeen entre terrazas de restaurantes de franquicia y griten a gusto.

Pero lo mejor de mi noticia es que (últimamente estoy tan positivo que casi lo veo todo tan de color de rosa como el mismo Capella) es posible que los grandes Centro Comerciales ampliados o recién inaugurados que tanto han alborotado esta ciudad durante los últimos meses, se hayan quedado ya anticuados, y que alguna Heron City les amenace pronto de ruina. Así que sería divertido que esa vertiginosa evolución urbana la pudiéramos contemplar desde los balcones de nuestra vieja ciudad. Agonizante y llena de molestias, sí, ¡pero aún ciudad!.

(Por cierto, he buscado en el diccionario de inglés que significa "Heron", término que en principio me sonaba a "heroico" o a "erótico". Pero nada de eso. Heron es "garza", ave zancuda que habita parajes lacustres y pesca con gran destreza. Como no soy experto en iconología espero que alguien me dé pistas sobre el extraño nombre de esta city; no sé, quizás el mismo arquideólogo...).