01 Exposiciones
02 Actividades y Cursos
03 Noticias
04 elhAll
05 Enlaces de Interés
04 elhAll___79

DEL DIRECTOR
por Juan Diez del Corral


Más allá del dolor trágico, los terremotos y las bombas dejan imágenes de formas retorcidas e incomprensibles que los medios de comunicación sensacionalistas (o sea, todos) difunden con regodeo especial para consumo y complacencia de las gentes. Retirados los cadáveres y los heridos, quedan durante un tiempo expuestos a las cámaras de los periodistas los signos físicos de una naturaleza cruel o de la repugnante locura de los terroristas.

Antes del romanticismo decimonónico, la naturaleza hostil de abismos y acantilados también era vista con espanto, así que las ciudades y la arquitectura representaban las aspiraciones de crear un cosmos ordenado opuesto a un mundo caótico.

El romanticismo abrió la espita al desorden pero la pobreza mundial y sus economías lo mantuvieron más o menos sujeto, excepto en los señalados momentos de las espantosas tormentas de acero. Sin embargo, en la opulencia actual de "medios" y "medias", extendidos cual tupida red por todo el planeta, el caos ya no está fuera ni es ocasional sino que está dentro y puede ocurrir en cualquier momento, y lo que es más curioso: ¡se da la mano con lo más excelso de nuestra creación artística!. Así que no es de extrañar que el llamado "premio nobel de la arquitectura", el Pritzker, se lo acaben de conceder a la renombrada arquitecta iraquí-británica Zaha Hadid (lo de que a la vez sea iraquí y británica lo deja todo más claro todavía).

Justo al lado de Atocha, la arquitecta galardonada concursó hace unos años en la ampliación del Reina Sofía, y si no recuerdo mal, su proyecto era algo así como un amasijo de trenes retorcidos. Digo concursó, pero a la vista del artículo con el que Miguel Angel nos regala justo al lado, debería decir que "trabajó", pues sus dineros se llevaría aún sin ganar. Las revistas de “arquitectura” (carísimas y opulentas) que difunden este tipo de “arquitecturas” espantosas, mencionan los primeros premios que ha ganado Zaha Hadid en "concursos" pero lo que no aclaran nunca es si eran de ideas o de estrellas, y mucho menos mencionan a los fantasmones del mundo editorial, artístico o político que estuvieron en los jurados y le dieron los premios.

En todo caso, como el Pritzker ya no puede caer más bajo, no estaría mal que alguno de los arquitectos presumiblemente sensatos que lo han recibido en los últimos años renunciara al mismo. Digo "presumiblemente" porque aún hay buen número de arquitectos de buena fe que creen en ellos y los toman por guías de la arquitectura (veáse también el artículo de al lado).

Los arquitectos de la Rioja estuvimos no hace mucho en el edifico que Zaha Hadid diseñó en Veil am Rheim para el servicio de bomberos del complejo de Vitra. Como era de prever, los bomberos salieron huyendo del edificio al poco de ocuparlo y ahora lo enseñan vacío y desolado como un esculturón sin sentido, aunque en la zona de los camiones han montado unas feas estanterías inclinadas para mostrar sillas “de diseño”. A falta de bomberos para dar la escala y sentido al edificio, el viajero José Antonio Fernández usó de modelo a nuestro chófer, que como suelo recordar de tanto en tanto, era la única persona que veía con ojos normales lo que los arquitectos siempre vemos con las gafas de imágenes previas de fotógrafos de moda.

En la foto se puede ver que la arquitectura ya había estallado en la cabeza de alguien sin necesidad de bombas. Y que el resultado es el mismo que en las catástrofes o el terror: venga hacer fotos y vender revistas.