01 Exposiciones
02 Actividades y Cursos
03 Noticias
04 elhAll
05 Enlaces de Interés
04 elhAll___84

LA HERMANDAD BASURA
por
Juan Diez del Corral

Desde la página del Colegio (o de humor) en la que este mes tampoco escribe nadie se me ocurre que podríamos analizar un asunto colateral  (casi debería de empezar por asegurar que es un verdadero "daño colateral" según se dice en la terminología bélica de actualidad) como es la  publicación que todos los arquitectos afiliados a la hermandad, o sea, casi todos los arquitectos de España, recibimos periódicamente de nuestra insigne Mutua. Dirigida por nadie pero con un Consejo Editorial donde están los beneméritos renovadores de la mutua, Juan José Garmendia, Ricardo Alvarez de Toledo o Mariona Gallén Diaz, a quienes me une un cierto afecto (que comparto con Luis Ortiz de Zárate) nacido de aquellos días gloriosos en que la salvamos de la quiebra segura, la revista "hna" tira la friolera de 38.350 ejemplares con los que -digámoslo cuanto antes para no tener intrigado al lector-, inunda de ignominia a todo arquitecto con un mínimo de dignidad que se moleste en abrir sus páginas.

Como la revista llega gratis a casa o al despacho nadie se queja, pero si tienes algún amigo o un cliente mínimamente inteligente ajeno a la profesión que te visita y la abre, la verdad es que se te puede caer la cara de vergüenza dando explicaciones. Seguramente no solo será gratis en la recepción sino que quizás lo sea también en su redacción -por aquello del siniestro recurso de que lo paga la publicidad de los anunciantes-, pero si la analizamos con cuidado vemos que no hay tantas páginas de publicidad, y que muchas de esas páginas destinadas a publicidad las ocupan anuncios de la propia hermandad ¡como si se tuviera que hacer publicidad en su revista!, por lo que acaso ¡ay! hasta puede que no nos salga gratis y que nos cueste unos buenos duros de nuestros fondos mutuales. Para cerciorarnos de que no es así, sería conveniente que los actuales representantes nos informaran de ello o que el Decano plantease la pregunta en la mesa del Consejo Superior de Colegios, a ver si encima resulta que pagamos esa bazofia. Menudo sudorcillo que me ha entrado de solo pensarlo: ¡mira que si encima nos cuesta unos euros!

Pero vale ya de descalificaciones globales, acaso subjetivas, y vayamos con una exposición pormenorizada de los contenidos del último número que ha llegado a mi despacho para darle objetividad al análisis. Sobre el fondo de la extraña fotografía de una bóveda medio pintada para crear el efecto ilusorio de que sus nervios tienen el canto de un papel, y de cuyo autor se dice en un reportaje central (pag 23) que "en ellas representó magistralmente un cielo que transcurre de la noche al día y del invierno al verano, en el que la astronomía y la gastronomía se funden entre referencias a la historia del arte" (¡menudo cielo!) aparece en la portada un avance del sumario con tres reportajes enunciados con cierta discreción, y un tema estrella expuesto en horizontales y verticales, como en un jeroglífico, referido a  "Tendencias, estilos, La Línea, Art Nouveau, Curva". Te preguntas si las curvas del bóveda de la foto corresponden a un Art Nouveau de nuevas tendencias o estilos, y dado que no eres capaz de descifrar la relación  pasas al siguiente sumario de la páginas 4 y 5 donde aparece en el ángulo superior derecho (el de máxima intensidad comunicacional)  la conocida foto publicitaria de Zaera Polo y Farshid Moussavi espalda con espalda, y una foto de un motivo decorativo art nouveau simétrico acompañado de un texto que dice : "al introducir la asimetría en sus líneas maestras, el Art Nouveau rompió con las corrientes establecidas".  Como texto y foto parecían entrar en contradicción el maquetador ha puesto tres cuartos de la foto en una página y un cuarto de foto en la otra para que así saliera algo asimétrico y se arreglase en lo posible el desatino. 

Tras la carta de presentación de Garmendia "como presidente vuestro que soy" en la que no dice nada más que todos somos humanos y cometemos errores pero que en nuestro ánimo está ser buenos (¿qué habrán hecho?) vuelve otra vez a aparecer la foto de la parejita hispano iraní con nidito en Londres como si se tratara de un anuncio de esos de la televisión que se repite como el pepino. Miro a ver quien firma la entrevista, o lo que sea, pero no la firma nadie, así que paso olímpicamente de anónimos y me cojo un primer cuello fuerte por tener que aguantar que una revista para arquitectos de 38.350 ejemplares se permita tal descaro. A continuación del reportaje de la parejita de arquitectos de moda, que aunque abren la revista no son los del tema estrella del la linea art nouveau curva,  pero que a tenor de lo que hacen bien podrían serlo (y con asimetrías de verdad) viene una foto a toda página de dos viejecillos en chándal y bien alimentados mirando el mar, que abre un "publirreportaje" (así creo que se llaman, aunque aquí no se dice) de seis-páginas-seis sobre cómo mejoran las prestaciones de la hermandad.

Las pasamos rápidamente huyendo de ciertas fotografías médicas con aire de felicidad y regresamos a la arquitectura (o lo que sea) de ese "hotel entre los recuerdos" que era foto de portada y que por las fotos tan impactantes que se ven, merecería una invitación a nuestras Jornadas del Patrimonio. Paso sobre ascuas sobre el interés en publicar-publicitar obras como ésta, o como las viviendas en Avila que le sigue, porque del mismo modo se podrían haber publicado otras veintitantas mil,  pero me quedo con algunos de los titulares laudatorios que dan el tono pretendido a la revista: "los arquitectos buscaron una óptima relación entre vivienda y jardín pretendiendo que éste se convirtiera en una alfombra verde como extensión del porche y el salón" (¡qué tíos más ingeniosos!).

Pero el no va más de la revista (y es que, de verdad, ya no puedo con más) viene en el reportaje que le sigue, donde vuelve nuestra hermandad como protagonista para enseñarnos a invertir a través de uno de sus retoños institucionales llamado "Gestiohna"  y que aconseja así: "Los objetivos de rentabilidad son tan distintos entre un inversor y otro que condicionan las características de la gestión necesaria para alcanzar la misma" o así: "Tan importante como un buen producto es una buena combinación de los mismos, logrando así una óptima diversificación". Es fantástico.

Tiro la revista a la papelera directamente sin poder llegar a los reportajes que se asoman en las páginas posteriores (¡incluido el reportaje estrella!) y es que nada más que leo titulares como "la armonía de la línea curva", "formas rompedoras", "diamante del art nouveau",o calificar a San Sebastián como "uno de los puntos más "chics" de la península, que conserva con orgullo su fuerte personalidad vasca" me entran tales ganas de ir al retrete que de no ser porque su papel no sirve para ello, le daría con ganas un uso mucho más significativo.

Una cosa es que la televisión basura avance imparable hasta el triunfo final entre nuestros clientes, pero por favor, así, entre nosotros, y en lo poco que nos queda de dignidad a los arquitectos, pongamos freno a las revistas basura y, cuando menos ¡no las hagamos (ni paguemos, si es el caso) entre nosotros mismos.