01 Exposiciones
02 Actividades y Cursos
03 Noticias
04 elhAll
05 Enlaces de Interés
04 elhAll___85

PERDER EL NORTE
por
Javier Dulín

Querida Carlota:

Ya sabes que nací en el centro (antes nos traían al mundo en nuestros hogares), y salvo mis años de estudios y milis, siempre he vivido en el centro; tu apellido lleva más de cien años colgado en el centro, en la tienda que fundó tu tatatatarabuelo, precisamente venido desde Burgos; el estudio lo instalé en el centro, incluso nos hemos reformado una vivienda en el centro para vivir en el centro, a pesar de todo lo que conlleva vivir en el centro, ya sabes, el centro como un port-aventura, que acoge cualquier evento para que lo disfruten los ciudadanos, los del centro y los del no centro y lo sufran los del centro; carta libre a los borrachos, zonas peatonales que no son consideradas como tales por los de vialidad, policías que nos riñen cuando entramos con el coche para descargar la compra, las maletas o a ti; todo un paisaje de ruinas reconvertidas en palomares; ruidos, humos de los restaurantes; oficinas de rehabilitación de criterio riguroso que luego les cuelan los eurovendigs, los casas tenas y los etcéteras.

Pero qué carajo, somos del centro y nos encanta vivir y trabajar en el centro, pasear por el centro, observar la vida de barrio sésamo que transcurre en el centro, conociéndonos todos, donde una vez para llegar del antiguo ayuntamiento al estudio tardé (cronometrado) hora y media, pues hablas con unos y con otros, unos del centro y los otros del no centro; esa Calle Mayor de Bárdem constante, tener el balcón abierto mientras trabajo, las mejores terrazas de la ciudad, los gigantones, las procesiones, los miradores, las iglesias como Dios manda, con campanas cada cuarto de hora, el olor a pan, los pinchos con los amigos, las chuletas del Charro, tiendas como Mendi, los milhojas de la papillón, el Iruña (que alguien lo salve), la plaza de Abastos, el círculo de la amistad, Cerezo y los muchos etcéteras.

Pues pásmate, querida Carlota, porque gracias a la Ley de Grandes Ciudades (esa consensuada por todos y que divide a Varea en dos o multiplica los altos cargos a codazos) de golpe y porrazo, los ciudadanos del centro ya no vivimos en el centro, ahora vivimos en el norte. Debe ser por lo que me quedo helado ante tal estupidez.