01 Exposiciones
02 Actividades y Cursos
03 Noticias
04 elhAll
05 Enlaces de Interés
04 elhAll___86

VIAJE COAR 2005: EGIPTO
por
Juan Diez del Corral

Alguna vez había que ir a Egipto. Muchos llevamos pensándolo desde hace años, pero nunca hemos dado con la ocasión. La primera vez que nos lo planteamos, aún sin medios para hacerlo realidad, fue quizá por la fascinación que nos causó la civilización egipcia en nuestros estudios de bachiller o hasta por aquel primer cine de las producciones de Hollywood que mezclaban faraones con cuentos de las mil y una noches y la historia sagrada. En los modernos estudios de arquitectura que vinieron después encontramos pocas referencias al Egipto antiguo, pero cuando algún profesor usó el mundo de los templos como material de clase, la fascinación fue de tal calibre que no pocos nos planteamos por segunda vez una exploración arquitectónica en toda regla desde Memphis hasta Philae. Pronto supimos, sin embargo, que las ruinas egipcias estaban secuestradas desde tiempos inmemoriales por el guirismo turístico más universal y se nos empezaron a ir las ganas -y ya no digamos cuando el guirismo llamó al terrorismo islámico en tierra propia. Más adelante, la imágenes de los cruceros por el Nilo o las buenas noticias sobre los hoteles de lujo en el Cairo nos hicieron pensar que el viaje e Egipto podría ser algo así como unas vacaciones de placer de esas que te regalas por haber cobrado un buen encargo, o por celebrar alguna efemérides significativa. De tanto en tanto, algún libro de bellísimas fotografías o la relectura de alguna de las mejores Historias de la Arquitectura, como la de Giedion o la de Kostoff, te volvía a poner los dientes largos, pero seguíamos ahí con la pregunta dichosa: ¿para cuándo el tan deseado viaje a Egipto?

La solución es muy fácil: cuando uno es incapaz de tomar la decisión por sí mismo, lo mejor es que otro la tome por ti: Viajes COAR irá a Egipto en la próxima Semana Santa, así que es la oportunidad de tu vida. Además, te libras con ello de tomar otras decisiones que te volverán loco porque ¿cuál de los "paquetes" de visitas que ofrecen las agencias puede ser el idóneo? ¿Se trata de tener un contacto con aquel mundo remoto que ponga cuerpo a tus lecturas o se trata de verlo "todo" cual guiri currante? ¿Es cosa de pagar barcos u hoteles de lujo que te emboten los sentidos cuando lo que se pretende es abrir los ojos a un mundo en el que la arquitectura creó un escenario simbólico colosal? La solución es muy sencilla: que lo decida la organización por todos nosotros pues nunca nos íbamos a poner de acuerdo ni estar todos contentos.

La ventaja del grupo grande y de gente afín es que el guirismo se hace más llevadero, o que, por lo menos, siempre podemos reírnos de nosotros mismos. En caso de acercarnos a cincuenta podríamos incluso de disponer de un autobús y guía ¡para nosotros solos!, lo que al parecer es un lujo asiático pues en la agencia me han avisado que de andar por los cuarenta es posible que la "mayorista" rellene el autobús de las visitas con otros turistas.

Bueno, vamos con los datos. Las fechas elegidas son: salida el Viernes Santo 25 de marzo y regreso el Viernes de Pascua 1 de abril. La oferta base para un grupo mínimo de 35 personas es de 891 €. Caso de ser menos, dejaríamos de ser "grupo" y el coste sería el standard. El viernes volaríamos hasta Assuan, en el alto Nilo y dormiríamos ya en el barco. El sábado se visitaría Philae y opcionalmente (95 €) Abbu Simbel en autobús. El domingo se bajaría por el Nilo visitando el Templo de Horus en Edfu. El lunes en Tebas se visitan Luxor, Karnak y el Valle de las Reinas. Ofrecen una excursión opcional (25 €) al Valle de los Reyes y Templo de Hatchepshut, pero para mí que no da tiempo a verlo todo. Los "paquetes" dicen que el orden de las visitas es orientativo..., o sea..., que los que vamos de "paquete" somos los turistas. Por lo menos durante estos primeros días no nos tenemos que ocupar de la comida porque nos lo dan todo en el barco (menos la bebida). Se vuela a el Cairo desde Luxor al final del lunes y nos instalan en un Hotel de cinco estrellas, no de "lujo", pero sí céntrico, con sólo el desayuno incluído. El martes por la mañana nos llevan a ver las grandes pirámides, y por la tarde es opcional (50 €) el ir a Memphis a ver la mastaba de Zoser. El miércoles te dan el día libre en El Cairo para que sigas cogiendo sus "excursiones opcionales". Si optas por ir a pasar el día a Alejandría, son 105 € y si quieres que te enseñen El Cairo con el Museo Egipcio incluido, son 75 €. Suma y sigue o..., te dejas de rollos y te vas al museo y al gran bazar por tu cuenta, a ver si consigues no perderte. El jueves te regalan dos excursiones: una por la mañana a ver las iglesias ortodoxas de El Cairo, y otra de despedida por la tarde noche para ver El Cairo nocturno (os prometo que no nos harán una encerrona como la de Marraquesh, que algo ya hemos aprendido...). Y el viernes, regreso a Madrid y autobús a Logroño. Ah! se me olvidaban otros 30 € más por las famosas "tasas de aeropuerto". La subvención del COAR viene siendo de 3.000 euros, pero el viaje en autobús hasta Madrid se suele comer unos 1.250, y el dossier otros 250, así que para cuarenta personas la subvención no llegará a 40 €.

¿Qué os parece? ¿Nos lo regalamos por Navidad o Reyes? Como últimamente no sólo vienen a los viajes COAR los cónyuges de los arquitectos, sino también algún hijo entusiasta de la arquitectura, he pensado que ofertar el viaje a un precio módico y hacerlo en época de regalos podría ser una buena ocasión para un obsequio familiar: así les quitamos a los hijos esa preocupación por ir a Egipto que nos ha acompañado toda la vida.

En cualquier caso el grupo tendría que estar configurado antes del 20 de enero con un depósito en la agencia del 40% del precio "base", o sea, 350 €. Recordad que la agencia que nos organiza la excursión sigue siendo Viajes Ecuador de Logroño, sita enfrente de Hacienda, agente Isabel Tobalina.

Para los que estuvimos en el Hotel Luxor de Las Vegas, el viaje al Luxor auténtico y a las pirámides de verdad, tiene que ser algo así como reformatear el ordenador cuando ya no puede más o está infectado por un virus maligno, esto es: volver al comienzo para limpiarnos toda la historia de un plumazo. Eso sí, pagando un peaje que, en este caso, es el del turisteo organizado y el chalaneo de las excursiones opcionales. Para apuntaros mandadme un mail a anguciana@eniac.es, me lo decís cuando me veáis, o me llamáis por teléfono.