01 Exposiciones
02 Actividades y Cursos
03 Noticias
04 elhAll
05 Enlaces de Interés
04 elhAll___88

DOBLE TRABAJO
por
Juan Diez del Corral

Si ya era duro extraer algo de información objetiva y veraz a partir de los titulares sensacionalistas y de los textos huecos con que nos regalaba diariamente nuestro periódico centenario, el trabajo se ha duplicado desde que el diez de diciembre naciera un nuevo tabloide en la región. Pero... ¿duplicado el trabajo? me pregunto...; no, algo más que duplicado, porque la competencia comercial entre ellos no ha comenzado por ver quién de los dos trae más verdad, sino por ver quien va a hacer el titular más sensacionalista y el texto más hueco (o quien de ellos lo va a publicar antes), y la tarea de informarse en sus páginas cuesta más en cada caso.

No nos compete a los arquitectos desde nuestro boletín hablar de política, de deportes o de economía, pero sí que podemos, o más bien, debemos, hablar del modo en que se dan las noticias sobre arquitectura y urbanismo, porque esa forma de información (o de desinformación) tiene mucho que ver con la salud de la profesión y con la relación que los arquitectos mantenemos con los otros agentes sociales que construyen la ciudad.

NOTICIAS nació el día diez de diciembre dando por la mañana la información de la resolución del concurso del soterramiento del ferrocarril que la Mesa de Contratación iba a hacer pública ese mismo día por la tarde. Bien hombre, ¡valiente exclusiva! pues... ¿qué nos importa a los ciudadanos (y especialmente a los arquitectos) ese juego de filtraciones y anticipaciones en un gran tema urbanístico abierto al debate en la ciudad durante años y años? Cuando LA RIOJA dio en octubre la noticia de que los cinco proyectos invitados al concurso ya estaban en Logroño, se dijo que el fallo iba a ser el 4 de noviembre, pero pasaban los días y las semanas y no se resolvía el concurso. Nadie se alarmó por ello, porque no había ninguna prisa: tanto daba que fuera un día u otro. El tiempo de la arquitectura es siempre mucho más dilatado que el de la política o el de la economía: sobrepasa generaciones y hasta siglos.

Pero carreras o trucos de exclusivas al margen, al día siguiente los dos periódicos ya confraternizaban en titulares elogiosos (o sea, publicitarios) del nuevo proyecto, rivalizando únicamente en la poesía de las metáforas y las declaraciones grandilocuentes. NOTICIAS: "El proyecto de Abalos y Herreros logra superar el vacío urbano" "Será el mejor espacio de la ciudad". LA RIOJA: "Abalos y Herreros plantean transformar la estación del tren en un gran parque público contemporáneo" "Vivir ahí será vivir en el centro de la ciudad". etc, etc. Al leer esos titulares uno podía preguntarse cosas como ¿qué es eso de vacío urbano? ¿cómo lo logra superar? ¿por qué va a ser el mejor espacio de la ciudad? ¿y los otros? ¿por qué vivir ahí va a ser vivir en el centro de la ciudad? ¿va a ser ése el nuevo centro de la ciudad? ¿qué es un parque público contemporáneo? ¿cuáles no son contemporáneos? etc. etc Pero mejor que el arquitecto lector no fuera a buscar las respuestas en los textos que seguían a los titulares porque lo único que hubiera encontrado son esos mismos titulares desarrollados en párrafos mucho más largos, pero igualmente elogiosos e imprecisos.

Entrando en el detalle formal de unas torres de 20 pisos extrañamente cabeceadas en su parte superior, NOTICIAS las calificaba directamente de majestuosas y luego se expresaba así: "no hay duda sobre la majestuosidad de las cinco torres truncadas de 20 pisos..."; a lo que los autores del proyecto colaboraban con perlas como éstas: "Las torres son 5 gigantes que dialogan entre sí..." o "lo que queríamos conseguir es aportar cierta tridimensionalidad... " ¡Cáspita! me digo yo, ¿qué tendrán que ver los diálogos con las torres y con sus torceduras? o ¿la tridimensionalidad es algo que tenga que ver con las inclinaciones? ¿no era otra cosa más sencilla?

La asociación entre la majestuosidad y la cabeza torcida de los rascacielos, se nos antojó a algunos como un chiste muy irreverente acerca de un miembro ya fallecido de la familia real, así que la frase había que seguirla hasta el final: "...dialogan entre sí y dibujan la silueta del León Dormido, que también tiene la silueta deformada". ¡Impresionante!

Por si acaso alguno siguiera con la idea "majestuosa" de que el cabeceo de los rascacielos era hacia un lado, el 22 de diciembre NOTICIAS daba como frase del día que los arquitectos decían que el cabeceo o la reverencia era hacia delante: las torres presentan "una posición de saludo (...) que busca crear un diálogo entre ellas y el resto de la ciudad". Es decir que los cinco muñegotes, rascacielotes o lo que quieran ser esas torres de veinte pisos van a estar como jurando bandera, y mirando hacia los cinco puntos cardinales de Logroño (¿no eran cuatro?).

Para LA RIOJA, Abalos y Herreros explicaban que "se trata de un parque de nueva generación, que no es un parque típico, sino que es un auténtico espacio abierto, contemporáneo" Clarísimo ¿no?, aunque no del todo, porque se ve que (NOTICIAS) "la estación se construirá bajo una colina artificial". A ver si lo cojo ¿va a haber soterramiento o se va a hacer una colina ahuecada para meter la estación debajo?

Párrafo a párrafo, titular a titular y declaración a declaración, casi todo lo que se ha publicado sobre el proyecto ganador del Concurso del Soterramiento es de vergüenza ajena así que no sigo hablando sobre ello porque es perder el tiempo, y voy a lo que quiero decir: como los ciudadanos o arquitectos de a pie no hemos podido ver todavía el proyecto y no podemos analizarlo, comentarlo o criticarlo, lo que me parece ridículo y lamentable es que, sabiendo cómo es la prensa, los arquitectos la alimenten con este tipo de sandeces. No sé si el proyecto ganador es bueno o es el menos malo de los cinco, pero a la luz de las declaraciones publicadas en nuestros periódicos, los arquitectos ganadores no han podido empezar peor en Logroño en cuanto a desprestigio de la profesión y de la arquitectura.

La cosa no se ha quedado ahí, ni mucho menos. En el último mes de ese catastrófico año 2004 que se iba, los dos periódicos hermanos y rivales, compitieron también por informar desinformando sobre dos grandes temas urbanos: el de la conexión con la autovía de Pamplona y el de la remodelación de la Gran Vía. La novedad en estos casos es que, a juzgar por lo aparecido en los reportajes de sendos periódicos, unos proyectos de tanta envergadura no parecían tener arquitectos o urbanistas que los diseñaran.

Por los primeros dibujos publicados parecía que trazar dos circunvalaciones, proyectar desdoblamientos de la autopista, o conectar unos con otros, era un jueguecillo que se traían entre manos y a horas libres el alcalde Revuelta, el concejal Musitu o el Consejero Burgos; hasta que conseguí enterarme de que no era así: que el origen de tales dibujos era el propio Servicio de Urbanismo del Ayuntamiento, a cargo de los arquitectos que todos conocemos. Por un lado, esa información (obtenida por mí de un modo casual y algo privilegiado) pudiera ser tranquilizadora, pues en el ejercicio del diseño los arquitectos saben sopesar diversas soluciones, razonarlas, dudar proponer, etc-, pero por otro lado, la cosa no deja de ser preocupante, porque, primero, sin son arquitectos ¿por qué no aparecen públicamente como tales?; y segundo, esos trabajos, estructuralmente tan decisivos para la ciudad, ¿no tienen nada que ver con el planeamiento urbanístico y sus tramitaciones legales?

En el caso de la Gran Vía, (¡ese espacio que verdaderamente sí que es uno de los centros más significativos de Logroño!) los periódicos sólo daban el nombre de la empresa encargada de la remodelación: una tal Eptisa, que es como si te dicen Tomatasa o Futurisa; y los dibujos que publicaban eran infografías torpes e imprecisas: NOTICIAS publicaba en la pag 12 de su edición de 13 de diciembre una sección en la que las cotas no encajaban con la geometría del dibujo. ¿No hay arquitectos en Eptisa que den la cara públicamente explicando su proyecto? o ¿no hay periodistas en los dos diarios locales que investiguen un poco y den con ellos para que expliquen sus trabajos como lo hacían Abalos y Herreros?

Mientras que a los arquitectos invitados como estrellas se les amplifican todas las ocurrencias poéticas sobre sus proyectos, los otros arquitectos parecen ser para la prensa poco menos que delineantes de los políticos o de las empresas, sin personalidad propia. En un caso la arquitectura se muestra como la genialidad de unos artistas mientras que en los otros, simplemente no existe. ¿Hemos de aceptar los arquitectos esa versión que la prensa da de nuestro oficio?

Una perla más: siguiendo con el interés del nuevo periódico por los asuntos arquitectónicos, en la misma edición del día diez de diciembre, se daba la noticia (pag. 22) de la futura edificación de una guardería privada en Siete Infantes. Opinaban la concejala Mariam Ferrer y las dos futuras directoras del centro, se hablaba del diseño "arquitectónicamente estudiado para acoger un centro educativo donde todo gire en torno al protagonista que es el niño" y hasta se ilustraba la noticia con una maqueta de la guardería (el pie de foto rezaba "maqueta de la futura estructura..." (!)), pero ¿y el nombre o la opinión del arquitecto? Por ninguna parte. No existe. La maqueta la han debido de hacer la concejala y las directoras educativas. Los socialistas, tan agudos ellos en la lectura de los periódicos, denunciaban al día siguiente como un escándalo que la concejala hiciera publicidad de un proyecto privado porque podría generar confusión sobre la titularidad de la misma. ¡Qué tíos!

Mientras tanto, en el centenario periódico de nuestra región se sigue publicando los sábados una página "de arquitectura" que dice maravillas de las discretas obras de algunos de los arquitectos locales que colaboran (¿ingenuamente?) con ella: "Distintos en la Playa", "Diversidad serena" o "Unidad y respeto" son algunos de los titulares con que las presentan, a mayor gloria de sus autores. ¿Información? ¿Publicidad?

Yo las leo y las colecciono porque algo de información siempre contienen. Como en el caso de "Proyectar La Rioja" ¡por lo menos me entero de los arquitectos que están detrás de tales obras!, y hasta obtengo alguna imagen gráfica; pero si uno lee lo que se dice de tales proyectos, la poca información se torna pronto en un empalagoso pasteleo completamente ajeno a la lectura del edificio y, ya no digamos, a la crítica del mismo.

Como todo derecho democrático, la información es un derecho que también se torna en deber. Para poder ejercer esa crítica tan necesaria en nuestro quehacer profesional (los arquitectos no debemos nunca olvidar que los procesos creativos son siempre procesos dialécticos: entre promotor y arquitecto, o entre arquitecto y sociedad), necesitamos una información seria, objetiva y veraz. La aparición de un nuevo periódico pudiera haber contribuido a mejorar las cosas, pero lejos de ello, no ha hecho sino duplicar el trabajo de búsqueda entre líneas de la información o, mejor dicho, entre titulares sensacionalistas y textos huecos.

Ante el avance de la desinformación y el sensacionalismo en nuestro ámbito profesional, los arquitectos no nos podemos quedar callados. La prensa es el Poder, y a nadie parece gustarle poner el cascabel al gato. Unos dicen que es el cuarto, pero otros que el primero, porque lo que no sale en la prensa, simplemente no existe. Por ejemplo, no sé si os habréis dado cuenta de que, desde que yo retomé la dirección de elhAll, ya no se menciona para nada en la página de arquitectura de LA RIOJA (antes si se hacía). Es más, seguro que me gano alguna reprimenda dentro de nuestro colectivo por este artículo, porque algunos arquitectos todavía tienen en la punta de la lengua esa perruna frase de que no se debe morder la mano que te da de comer. Son arquitectos frágiles de memoria que a veces olvidan la dignidad de su título, y el poder, cuando menos caballeresco, o ilustrado, que les confiere. Podríamos recordárnoslo de vez en cuando, ya que también en estos días los periódicos no paran de mencionar las nuevas ediciones del Quijote.

Pero en el pésimo diciembre que hemos vivido, también ha habido una gran noticia. Dijo la prensa nacional que el Colegio de Arquitectos de Canarias consiguió movilizar nada menos que a 6.000 personas para protestar contra un nuevo concurso de estrellas invitadas a lucir su palmito en Las Palmas. ¡Qué alegría! ¡Seis mil voces gritando ¡Basta ya de farsas y bufonadas en la arquitectura!

Tranquilos que no os voy a pedir manifestaciones y gritos porque la verdad es que formalmente no me gustan. Pero los arquitectos y las ciudades nos jugamos mucho en estos asuntos de la desinformación y el sensacionalismo, así que convendría que individual o colectivamente nos los tomáramos más en serio.