01 Exposiciones
02 Actividades y Cursos
03 Noticias
04 elhAll
05 Enlaces de Interés
01 EXPOSICIONES

5 PROPUESTAS PARA LA ZONA DE VALBUENA
Del 12 de abril al 9 de mayo

Sala de Exposiciones del COAR
Barriocepo 40, Logroño.

La progresiva transformación de la zona situada al noroeste del Casco Antiguo de Logroño, conocida históricamente como el núcleo de Valbuena o Valcuerna, y el propio crecimiento de la ciudad, han dado lugar a una serie de problemas urbanos de diferente naturaleza, pero muy relacionados entre sí, para cuya resolución el Ayuntamiento de Logroño convocó un "Concurso restringido de Ideas para la redacción del Plan Director de la Urbanización de la Zona de Valbuena", seleccionando a cinco equipos para su participación en el mismo.

Entre los aspectos que debían tenerse en consideración para su tratamiento, los más significativos, según el propio Ayuntamiento eran:
- Conseguir la continuidad del gran parque formado por el existente del Ebro y las nuevas zonas que se incorporen, evitando especialmente los efectos de barrera generados por la calle Norte.
- Integrar en el parque los restos del convento de Valbuena con un tratamiento adecuado para su protección y puesta en valor.
- Recuperar los niveles originales de las murallas y el cubo del Revellín manteniendo en lo posible el carácter propio del espacio actual, vinculado a las celebraciones de las fiestas patronales.
- Mejorar la continuidad del tráfico de conexión entre los barrios norte de la ciudad.
- Dotar de aparcamientos a la zona en función de las distintas necesidades: visitantes, residentes, etc.
- Formalizar elementos de transición entre la ciudad consolidada y el parque hoy incompletos, como el entorno de la glorieta de Alférez Provisional.

El fallo del jurado premió, entre las cinco propuestas presentadas, la titulada "La Ciudadela", de los arquitectos Emilio Tuñón, Luis Moreno y Luis Díaz.

PROPUESTA GANADORA. LA CIUDADELA
Emilio Tuñón, Luis Moreno y Luis Díaz. Arquitectos.

La propuesta premiada recrea y reinterpreta la idea de la muralla carlista como nuevo borde construido de la ciudad en su contacto con el parque, dando lugar a un amplio espacio público entre una y otro, bajo el que
soterra el tráfico rodado de la calle del Norte, pasado el Puente de Hierro hasta su encuentro con la calle General Urrutia.

En este nuevo espacio, y en torno al Cubo del Revellín se crea, en un nivel sensiblemente inferior, una plaza o lugar de encuentro, "de marcada personalidad" según el Jurado, al que se accede a través de amplias rampas y que se comunica con el parque mediante pasajes que se abren en su perímetro, además de desde el propio paseo nuevo.

La formalización y vitalidad de este ámbito se confía a los nuevos usos socio-culturales sugeridos en la propuesta que configuran el espacio interior y acompañan a los pasajes de comunicación con el parque.

El aparcamiento se sitúa entre la plaza y el túnel soterrado para el tráfico que cruza por debajo de ella, accediendo a aquel desde el propio túnel.